Spotify
Cómo Escuchar:
Apple
Stitcher
Google
Anchor
Ven, Sígueme: Levantaos y Venid a Mí (3 Nefi 8-11)
EstudioEn15
Ven, Sígueme: Levantaos y Venid a M (3 Nefi 8-11) 📚Esta semana comenzamos nuestro estudio del penúltimo evento del Libro de Mormón, la visita de Cristo a los Nefitas . En el estudio de esta semana de 3 Nefi 8-11, hablamos sobre lo que significa tener un corazón quebrantado y un espíritu contrito, y por qué el Señor nos pide ese tipo de sacrificio. También analizamos tres principios que aprendemos del capítulo que probablemente sea el más importante de todas nuestras escrituras canonizadas, 3 Nefi 11. Transcripción del Episodio: Gracias por escuchar otro episodio de EstudioEn15. Estoy emocionado de comenzar esta penúltima sección del Libro de Mormón, la visita del Salvador a los Nefitas. Esta semana hemos estudiado 3 Nefi 8-11. Si quieres un recurso excepcional para ayudar a tus pequeños a entender las escrituras, echa un vistazo a Ven, Sígueme Primaria en YouTube. Utilizan dibujos para ilustrar la historia de la lectura asignada y comparten lecciones sencillas que se puede aplicar de dicha lectura. Incluiré el enlace en nuestro boletín así como en las notas de este episodio. Ahora, si tienes tus escrituras listas, ¡Empecemos con nuestro estudio! Segmento Uno En el capítulo 8 leemos que, después de grandes tormentas, terremotos y otras calamidades causaron una gran destrucción, una oscuridad cubrió la tierra durante tres días. En la oscuridad, la gente que había sobrevivido a la destrucción oyó la voz de Jesucristo. Vivimos en un tiempo similar a la época justo antes de que Jesucristo visitara a los nefitas. Así como los nefitas escucharon la voz del Señor a través de las tinieblas, nosotros también podemos escuchar Su voz a través de la oscuridad de la desinformación, las falsas enseñanzas y otras cosas que tratan de llevarnos de la senda del los convenio. En el capítulo 9, el Salvador explicó a los supervivientes cómo y por qué algunas de sus ciudades habían sido destruidas. Pero también enseñó a estar siempre a salvo de la destrucción espiritual. Leamos 3 Nefi 9:20 juntos, y mientras leemos, busquémos lo que el Salvador dijo que los nefitas debían ofrecer ahora como sacrificio: 20 Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Esto fue para reemplazar la Ley de Moisés que los Nefitas estaban siguiendo hasta este punto. Con este nuevo tipo de sacrificio, solo puedo imaginar que estos Nefitas se preguntaran "¿Qué significa tener un corazón quebrantado?" En las canciones románticas, un corazón quebrantado es algo malo. Pero, ¿qué significa en el Evangelio? Cuando era joven, mi Papa ayudaba a entrenar caballos para un deporte de rodeo llamado corte. El vaquero en su caballo cargaría una manada de terneros y aislaría a uno de ellos del resto de la manada. El objetivo de este deporte es ver qué tan bien el caballo puede anticipar y seguir al ternero que está tratando de regresar al resto de la manada, muchas veces teniendo que maniobrar y estirarse de una manera que los caballos realmente no están hechos para hacer. Lo que es aún más sorprendente es que durante este tiempo, el vaquero sobre el caballo deja ir las riendas. El caballo hace todo por su cuenta con muy pocas señales del vaquero. Ahora, un caballo no nace sabiendo cómo hacer esto. Primero necesita estar domesticado para poder montarlo. En inglés lo llaman “break a horse” o quebrando el caballo. O sea, necesita aprender a poder someterse a la voluntad del vaquero. Este entrenamiento consiste en no solo quebrando los malos hábitos que el cabello tiene, sino también reemplazándolos con buenos hábitos. Luego, después de eso, aprende a maniobrar y estirarse de formas que nunca creyó posible ... todo sin el control del vaquero. De la misma manera, cuando tenemos un corazón quebrantado, nos arrepentimos o, en otras palabras, sometemos nuestra voluntad a la voluntad de nuestro Padre Celestial. ¿Por qué el Señor nos pediría un corazón quebrantado? A medida que continuamos con el corazón quebrantado, o nos sometemos a la voluntad del Señor, él deja ir las riendas poco por poco y nos deja maniobrar y estirarnos espiritualmente de una manera que nunca pensamos que era posible! ¿Qué significa un espíritu contrito? Contrito no es una palabra que usemos con mucha frecuencia, pero en el diccionario, contrito significa ser humilde y obediente. El versículo 20 continúa: 20 Y al que venga a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo, así como los lamanitas fueron bautizados con fuego y con el Espíritu Santo al tiempo de su conversión En las Escrituras, el bautismo se usa a menudo para simbolizar convenios, ya que es el primer convenio que hacemos en la senda de los convenios. Le mostramos al Señor que tenemos un corazón quebrantado y un espíritu contrito al hacer convenios con él y, a su vez, él nos bendecirá con su espíritu. El élder D. Todd Christofferson enseñó: “Puedes brindar al Señor la ofrenda de tu corazón quebrantado o arrepentido y tu espíritu contrito u obediente. En realidad, es la ofrenda de ti mismo, de lo que eres y de lo que estás llegando a ser. ¿Hay algo en ti o en tu vida que sea impuro o indigno? Cuando logres deshacerte de ello, será una ofrenda para el Salvador. ¿Careces de un buen hábito o de una buena cualidad? Si lo adoptas y lo haces parte de tu carácter, le estarás haciendo una ofrenda al Señor.” https://www.churchofjesuschrist.org/study/liahona/2004/05/when-thou-art-converted?lang=spa Segmento Dos Si tuvieramos presentadas en frente de nosotros las cuatro escrituras canonizadas que usamos en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y te preguntaría cuál de estos cuatro libros es el más importante. ¿Cuál dirías tú? Me atrevería a sospechar que la mayoría de los miembros de la iglesia dirían el Libro de Mormón. José Smith dijo que era el libro más correcto, ¿no? Ahora, si tomaríamos el Libro de Mormón y te preguntaría cuál de los 15 libros en el Libro de Mormón dirías que es el más importante. ¿Cuál dirías tú? Probablemente dirías 3 Nefi. Y de 3 Nefi, ¿cuál de los 30 capítulos dirías que es el capítulo más importante? Probablemente dirías 3 Nefi 11. Esta semana estudiaremos posiblemente el capítulo más importante de todas las escrituras que tenemos. De este capítulo tan importante, hubo tres principios que me llamaron la atención. El primer principio quiero presentar relatando una historia de la hermana Rasband, esposa del élder Rasband del Quórum de los 12. En la transmisión cara a cara que se llevó acabo la semana pasada, contó la siguiente historia: “A veces en realidad escuchamos palabras [del espíritu] y pensamos erróneamente que son nuestros propios pensamientos y sentimientos los que estamos escuchando. Aprendí esto cuando era una joven y tuve que cruzar una calle durante una tormenta de nieve ... Puse mi mochila de un lado de mi cara para bloquear la nieve. Di un par de pasos hacia la carretera y escuché: "Date la vuelta y regrésate". Bueno, por supuesto, pensé "Eso es extraño". Di un par de pasos más y escuché "Date la vuelta y regrésate". Pero esta vez discutí con la vos. Dije ... 'Pero tengo que cruzar la calle para tomar el autobús'. Di otro paso hacia adelante y el vos dijo enfáticamente ‘Corre!’. Fue entonces cuando supe que el Espíritu Santo me estaba hablando. Pero antes de que pudiera empezar de correr, un auto me golpeó en el costado, volé sobre el auto, golpeé el parabrisas y caí al suelo ...Fue entonces cuando prometí que el Señor nunca tendría que enviar al Espíritu Santo para decirme algo tres veces antes de que le di caso.” Qué historia asombrosa y edificante de la esposa de uno de nuestros apóstoles. Estoy seguro de que muchos de nosotros hemos tenido una experiencia como la que tuvo la hermana Rasband. Escuchar una voz, o tener un pensamiento entrar en su mente, o simplemente tener un sentimiento o una corazonada. Sea cual sea su forma ¡Es importante aprender cómo te habla el espíritu! La hermana Rasband continuó: “Creo que es importante poder aprender a escuchar el Espíritu Santo por sí mismo. Los nefitas tuvieron una experiencia similar en la que escucharon una voz y no sabían de dónde venía ni de quién. Escuche lo que hicieron para escuchar mejor la voz del Señor. De 3 Nefi 11: 5 leemos: 5 Y nuevamente por tercera vez oyeron la voz, y aguzaron el oído para escucharla; y tenían la vista fija en dirección del sonido; y miraban atentamente hacia el cielo, de donde venía el sonido. Les invito a cada uno de ustedes a mirar atentamente hacia al cielo con el corazón dispuesto y los oídos abiertos para Escucharlo ”. https://www.churchofjesuschrist.org/broadcasts/face-to-face/rasband-restoration?lang=eng El segundo principio proviene del presidente Russell M. Nelson, quien también habló de la experiencia de los nefitas en 3 Nefi 8-11 durante la última Conferencia General. Él dijo: “Los nefitas sentían temor luego de haber padecido por la destrucción y las tinieblas durante varios días. José Smith se hallaba bajo las garras de una fuerza tenebrosa justo antes de que se abrieran los cielos. Nuestro Padre sabe que lo que más nos ayudará cuando nos rodee la incertidumbre y el temor, es escuchar a Su Hijo. Porque cuando procuremos escuchar —verdaderamente escuchar— a Su Hijo, seremos guiados a saber lo que debemos hacer en toda circunstancia.” https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2020/04/45nelson?lang=spa El tercer y último principio que me llamó la atención en el capítulo 11 se encuentra en el vs.15: 15 Y aconteció que los de la multitud se adelantaron y metieron las manos en su costado, y palparon las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies; y esto hicieron, yendo uno por uno, hasta que todos hubieron llegado; y vieron con los ojos y palparon con las manos, y supieron con certeza, y dieron testimonio de que era él, de quien habían escrito los profetas que había de venir. Esa frase exacta “una por una” se usa seis veces en el Libro de Mormón y cuatro de las referencias están en 3 Nefi. Élder David A Bednar, en su libro titulado “Uno por uno”, enseñó que esta idea de servir uno por uno es un principio importante y un patrón espiritual por el cual el Señor hace su obra, ya sea por sí mismo o por medio de su discípulo, tú y yo. Piensen en todas las cosas que hacemos uno por uno en la iglesia. Participamos de la Santa Cena uno por uno. Somos bautizados uno a uno. Recibimos bendiciones de sanación y consuelo uno por uno. Estamos envestidos uno por uno. En el templo, entramos al salón celestial uno por uno. Encontramos nuestros antepasados por medio de la historia familiar uno por uno. En su libro, Élder Bednar enseñó: “Avanzar por el sendero estrecho y angosto es un viaje que cada individuo debe hacer por sí mismo. De hecho, es un viaje uno por uno. Es posible que viajemos con nuestra familia, amigos y otras personas que nos apoyarán y animarán. Sin embargo, últimamente, cada persona recibe, recuerda y honra individualmente las ordenanzas y los convenios sagrados y se esfuerza por convertirse en un discípulo devoto. Esta responsabilidad espiritual personal no se puede delegar ni compartir ... Nuestro amoroso y viviente Salvador suplica, nos llama e invita uno por uno, porque el valor de las almas es grande a la vista de Dios ”. (David A. Bednar. “One by one.” Deseret Book, 2017. Cita traducción por EstudioEn15) Aunque el camino estrecho y angosto puede ser un viaje uno por uno que todos debemos elegir individualmente, también es importante saber que el patron de Cristo de ayudarnos uno por uno se extienden a su amor individual, personal y único por todos y cada uno de nosotros. Para ilustrar esto, el élder Neal A Maxwell sugirió una razón por la que cree que el Señor está en la puerta y porque dijo que “allí él no emplea ningún sirviente.” (2 Nefi 9:41) El Elder Maxwell dijo: “Os diré... por la convicción de mi alma... lo que creo que la razón principal es [por qué “allí Él no emplea ningún sirviente”] por lo que contiene otra Escritura del Libro de Mormón que dice que Él te espera 'con los brazos abiertos' (Mormón 6:17). Esa imagen es demasiado poderosa para dejarla de lado. ... Son imágenes que deberían trabajar en el núcleo central de la mente de uno, un encuentro inminente, un momento en el tiempo y espacio, lo cual no hay otro. Y esa cita es una realidad. Te lo certifico. Nos espera con los brazos abiertos, porque su amor por nosotros es perfecto.” (Traducción por EstudioEn15) https://www.churchofjesuschrist.org/study/manual/new-testament-student-manual/introduction-to-the-gospel-according-to-st-john/chapter-24-john-8-10