Anchor
Google
Ven, Sígueme: Preservado Por Su Maravilloso Poder (Alma 53-63)
EstudioEn15
Stitcher
Cómo Escuchar:
Spotify
Ven, Sígueme: Preservado Por Su Maravilloso Poder (Alma 53-63) A medida que avanzamos en nuestro estudio, comenzamos a ver que las personas que dan a los Nefitas la mayor dificultad no son los Lamanitas, sino otros Nefitas. Para los miembros de la iglesia, a menudo son los mismos miembros o ex miembros los que pueden causar la mayor cantidad de tribulaciones a nuestra propia fe personal. Al estudiar Alma 53-63, quiero centrarme en tres características que todos podemos desarrollar para ayudarnos en esos momentos en los que tanto los miembros activos como los ex miembros puedan hacernos cuestionar o incluso dudar de nuestra fe. Transcripción Del Episodio: Muchas gracias por acompañarnos esta semana mientras terminamos los capítulos de guerra y también el libro de Alma. Muchos han preguntado cómo pueden ayudar a que el podcast siga funcionando. La mejor manera de ayudar es simplemente compartir el podcast con sus familias, amigos y miembros de barrios o ramas. Compartiendo en las redes sociales también ayuda mucho. A medida que avanzamos en nuestro estudio, comenzamos a ver que las personas que dan a los Nefitas la mayor dificultad no son los Lamanitas, sino otros Nefitas. Los Zoramitas, Zerahemnah, Amalikiah, Ammoron (el hermano de Amalikiah) y los Realistas, todos eran Nefitas apóstatas por linaje, pero se habían convertido en Lamanitas en creencias e ideología. Después de todo el éxito que está teniendo el capitán Moroni, se entera de disturbios civiles en las ciudades nefitas y Mormón comenta en Alma 53:9: 9 Y así, por causa de la iniquidad entre ellos, sí, por las disensiones e intrigas entre ellos mismos, los Nefitas se vieron en las más críticas circunstancias. Para los miembros de la iglesia, a menudo son los mismos miembros o ex miembros los que pueden causar la mayor cantidad de tribulaciones a nuestra propia fe personal. Al estudiar Alma 53-63, quiero centrarme en tres características que todos podemos desarrollar para ayudarnos en esos momentos en los que tanto los miembros activos como los ex miembros puedan hacernos cuestionar o incluso dudar de nuestra fe. ¡Agarren sus escrituras y comencemos! I. Ser verídicos a lo que sabemos es verdad Como todos sabemos, la razón por la que el libro de Mormón se titula como está, es porque Mormón compiló todos los registros de estos antiguos profetas. Y mientras estudiamos el Libro de Mormón, una de las cosas que notamos que a Mormón le gusta hacer, es colocar historias paralelas una tras otra. Él te contará una historia y luego te contará otra historia que es similar a la primera historia, con solo un par de diferencias. Y son esas diferencias las que quiere llamar nuestra atención. La mayoría de las veces, no se trata de un mal ejemplo y un buen ejemplo, sino de un buen ejemplo y un ejemplo aún más extraordinario. Por ejemplo: Mormón nos da el sermón del rey Benjamín al comienzo del libro de Mosíah. El rey Benjamín da un asombroso sermón, que recibió de un ángel, a las personas que son seguidores de Cristo reunidas en el templo. Luego, casi inmediatamente después de eso, hace un flashback y nos cuenta acerca de un sermón muy similar dado por Abinadí al rey Noé y sus malvados sacerdotes. El sermón del rey Benjamín fue audaz y asombroso, pero cuánto más audaz y asombroso sería compartir el mismo sermón con personas que se han alejado de la iglesia y quieren quitarte la vida. Otro ejemplo es con Alma y Amulek. Mormón comparte la historia de Alma y Amulek que van en estas grandes misiones a los nefitas. ¡Y luego, inmediatamente después, comparte la historia de los Hijos de Mosíah que van a estas grandes misiones, pero a los lamanitas! Es genial leer acerca Alma y Amulek llamando a los Nefitas al arrepentimiento, pero es aún más increíble leer acerca de los Hijos de Mosíah llamando a los Lamanitas, un pueblo feroz y sanguinario, al arrepentimiento. Mormón comparte historias paralelas nuevamente aquí en los capítulos de guerra. La semana pasada discutimos las estrategias de un capitán Moroni bien entrenado y su ejército bien entrenado contra el ejército lamanita y nefita apóstata. Pero ... ¿que si, en lugar de poner a un líder militar capacitado, a cargo de un ejército capacitado, ponemos a un misionero a cargo de un ejército de 2000 jóvenes lamanitas no capacitados? ¡Cuánto más asombrosa sería esa historia! Si es asombroso ver al Capitán Moroni ganar sus batallas, es aún más asombroso ver a Helamán y sus 2000 jóvenes guerreros ganar las suyas. Es casi como si Mormón quisiera enseñarnos que Dios bendijo al rey Benjamín, pero también puede bendecir a Abinadí, que se encontró en la peor situación. Puede bendecir a Alma y Amulek, pero también puede bendecir a los Hijos de Mosíah que se encontraban en la peor situación. Dios bendijo a Moroni y su ejército, pero también puede bendecir a Helamán y a sus jóvenes guerreros que estaban en una desventaja aún mayor. Él usa esta técnica literaria para que podamos ver cuán bueno y cuán poderoso es Dios en realidad. Sí ... Dios puede ayudarte cuando tu esperas su ayuda, pero Dios también puede ayudarte cuando menos lo esperas, cuando eres más vulnerable y cuando estás en desventaja. A menudo nos gusta hablar del ejército de Helamán en torno al Día de la Madre, ¿verdad? Por lo que dice Alma 56:47 acerca de estos jóvenes: 47 Hasta entonces nunca habían combatido; no obstante, no temían la muerte, y estimaban más la libertad de sus padres que sus propias vidas; sí, sus madres les habían enseñado que si no dudaban, Dios los libraría. ¡Un gran verso sobre la influencia de las madres! ¿Pero eso significa que los papás están libres de responsabilidad? Leamos el versículo 27 y veamos lo que los padres de estos jóvenes estaba haciendo: 27 Y ocurrió que en el segundo mes de este año, nos llegaron muchas provisiones de los padres de mis dos mil hijos. En "La Familia: Una proclamación para el mundo" declara que: "Por designio divino, el padre debe presidir la familia con amor y rectitud y es responsable de proveer las cosas necesarias de la vida para su familia y de proporcionarle protección. La madre es principalmente responsable del cuidado de sus hijos. En estas sagradas responsabilidades, el padre y la madre, como compañeros iguales, están obligados a ayudarse el uno al otro. " https://www.churchofjesuschrist.org/topics/family-proclamation?lang=spa El padre preside, provee y protege. Las madres cuidan los hijos física y espiritualmente, y ambos están OBLIGADOS a ayudarse mutuamente en estas responsabilidades. Pero todos conocemos a madres y padres rectos que se esfuerzan mucho en enseñar a sus hijos, pero sin éxito. ¿Qué hace que estos jóvenes guerreros sean tan geniales? Leamos 53: 20-21 y veamos qué atributos se mencionan: 20 Y todos ellos eran jóvenes, y sumamente valientes en cuanto a intrepidez, y también en cuanto a vigor y actividad; mas he aquí, esto no era todo; eran hombres que en todo momento se mantenían fieles a cualquier cosa que les fuera confiada. 21 Sí, eran hombres verídicos y serios, pues se les había enseñado a guardar los mandamientos de Dios y a andar rectamente ante él. Eran valientes, fieles y verídicos. Estos dos mil jóvenes no solo sabían que el evangelio era verdadero, ¡pero también eran fieles y verídicos al evangelio! Ese es el primer atributo que quiero compartir y que nos ayudará cuando las acciones de otros miembros o ex miembros nos hagan cuestionar o dudar. Si sabemos que la Iglesia es verdadera, ¡seamos verídicos a lo que sabemos! El Presidente Dallin H. Oaks enseñó: “El Evangelio nos invita a convertirnos, lo cual requiere que hagamos y que lleguemos a ser.... Todos conocemos a alguien que tiene un fuerte testimonio pero que no actúa como si estuviese convertido. Por ejemplo, ex misioneros: ¿están tratando aún de convertirse o están ocupados con las cosas del mundo?…Ahora es el momento de que todos trabajemos hacia nuestra conversión personal, de que lleguemos a ser lo que nuestro Padre Celestial desea que lleguemos a ser.” https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2000/10/the-challenge-to-become?lang=spa II. Mansedumbre Hay muchas historias geniales sobre Helamán y sus jóvenes guerreros, que les invito a estudiar y buscar la aplicación metafórica a sus vidas. A medida que continuamos con nuestro estudio, se nos presenta un par de cartas. La primera entre Moroni y Ammoron, y luego entre Moroni y Pahorán. Recuerden, a Mormón le gusta juntar dos historias paralelas, una con un buen ejemplo y otra con un ejemplo extraordinario. Ambas cartas contienen palabras muy fuertes, pero aunque tiene sentido que Moroni le hablara fuerte a su enemigo lamanita, Ammoron, el ejemplo extraordinario llega cuando Moroni habla fuerte a uno de los suyos ... ¿Qué sucede cuando alguien que debería ser su amigo, quién debería estar de su lado, te habla fuertemente? Helamán había recuperado muchas ciudades de los lamanitas, pero sus fuerzas estaban muy dispersas. Moroni había perdido recientemente la ciudad de Nefíah y había visto morir a muchos nefitas. Con todas estas cosas en mente, Moroni le escribe una carta a Pahorán. Supongamos que tu recibes una carta que básicamente dice: "Eres orgulloso, eres un holgazán, estás descuidando a tus amigos, y eres un traidor". ¿Cómo responderías, especialmente si todas las cosas de las que eres acusado son falsas? Puedes estar molesto, resentido y a la defensiva. Ahora, digamos que la carta proviene de un miembro de la familia, un amigo, otro miembro de la iglesia, ¿o quizás incluso un líder? No estoy diciendo que sea una carta apropiada para escribir, pero ¿cómo te sentirías? ¿Cómo responderías? Esta es básicamente la carta que Moroni envía a Pahorán. Moroni acusa a Pahorán y a los demás a la cabeza del gobierno de estar ignorantes de todos los combates y muertes que están ocurriendo. Moroni y su ejercito tenían hambre, estaban cansados, estaban heridos, y sus provisiones se estaban agotando. Tiene sentido que esté legítimamente enojado. Puede que no querramos o ni siquiera sepamos cómo responder una carta como esa, pero Pahorán conocía el corazón de Moroni y sabía que Moroni no tenía todos los factos. Escuchen cómo Pahorán maneja el ser atacado verbalmente por otro miembro de la iglesia en Alma 61:9: 9 Ahora bien, me has censurado en tu epístola, pero no importa; no estoy enojado, antes bien, me regocijo en la grandeza de tu corazón. Yo, Pahorán, no ambiciono el poder, sino únicamente retener mi asiento judicial, a fin de conservar los derechos y la libertad de mi pueblo. Mi alma permanece firme en esa libertad en la que Dios nos ha hecho libres. ¡Qué ejemplo tan asombroso! Pahoran podría haber respondido con algo como: "¿Cómo te atreves? No tienes idea de lo que estamos pasando aquí". Pero en cambio, dijo: "Me regocijo en la grandeza de tu corazón". ¿Qué atributo vemos de Pahorán que puede ayudarnos cuando otros nos pueden ofender, especialmente otros miembros de la iglesia o líderes? El élder Neal A. Maxwell calificó la respuesta de Pahoran como "¡un clásico en mansedumbre y empatía!" La mansedumbre es un atributo a menudo mal entendido. El élder David A Bednar dijo esto sobre la mansedumbre: “En el mundo contemporáneo se suele mal entender la cualidad de la mansedumbre que Cristo posee. La mansedumbre es fuerte, no débil; es activa, no pasiva; es valiente, no tímida; es controlada, no excesiva; es modesta, no engrandecida a sí misma; y es benévola, no jactanciosa. Una persona mansa no se ofende fácilmente, no es presumida ni dominante y reconoce fácilmente los logros de los demás.” https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2018/04/meek-and-lowly-of-heart?lang=spa La mansedumbre no es igual a la debilidad. De hecho, se necesita mucha fuerza para ser manso. El élder Bednar continúa: “La mansedumbre es un atributo que caracteriza al Redentor y se distingue por una justa receptividad, una sumisión voluntaria y un firme autocontrol.” Para aprender más sobre el atributo de la mansedumbre, les invito a estudiar el discurso del élder Bednar titulado “Mansos y humildes de corazón”. Pueden encontrar el enlace a este discurso en las notas del episodio. III. Humildad Después de todo lo dicho y hecho, todas las guerras, todas las peleas, toda la angustia por la pérdida de seres queridos ... ¿cuál es una de las últimas lecciones que Mormón quiere enseñarnos en estos capítulos de guerra? Leamos Alma 62:41 y veamos si podemos identificar la lección: 41 Mas he aquí, por motivo de la sumamente larga continuación de la guerra entre los nefitas y los lamanitas, muchos se habían vuelto insensibles por motivo de la extremadamente larga duración de la guerra; y muchos se ablandaron a causa de sus aflicciones, al grado de que se humillaron delante de Dios con la más profunda humildad. Algunos se endurecieron y otros se ablandaron. La misma prueba ... pero diferentes actitudes. ¿Por qué la diferencia? Porque algunos eran profundamente humildes. Cada uno de nosotros podemos elegir cómo responderemos a las pruebas. Algunas personas se alejan de Dios cuando los tiempos son difíciles; otros se acercan a Dios. La clave es la humildad. Si no se ha sentido ofendido por otro miembro o un líder de la iglesia, puedo prometerles que sucederá. Pero si somos fieles al evangelio, somos mansos y humildes, los errores o la incomprensión de los hombres no afectarán nuestra fe y nuestro testimonio. El élder Dieter F Uchtdorf nos compartió palabras sabias cuando dijo: “Para ser completamente franco, ha habido veces en que los miembros o líderes de la Iglesia simplemente cometieron errores. Puede que se hayan dicho o hecho cosas que no estaban en armonía con nuestros valores, principios o doctrina. Supongo que la Iglesia sólo sería perfecta si la administraran seres perfectos. Dios es perfecto y Su doctrina es pura; pero Él obra por medio de nosotros, Sus hijos imperfectos; y la gente imperfecta comete errores…. Es triste que algunos hayan tropezado debido a los errores cometidos por los hombres; pero, a pesar de ello, la verdad eterna del Evangelio restaurado que se encuentra en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no ha sido manchada, menoscabada ni destruida.” https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2013/10/come-join-with-us?lang=spa
Apple