Spotify
Apple
Stitcher
¿Qué haces cuando alguien te ha ofendido o herido tus sentimientos? ¿Cómo manejas esa situación? En el episodio de esta semana, comenzamos nuestro estudio de 2 Corintios estudiando los capítulos 1-7. En estos capítulos aprendemos cómo Pablo trató con alguien que lo ofendió. También aprendemos acerca de cómo Dios es el padre de la misericordia y el padre de todo consuelo. También aprendemos sobre cómo podemos reconciliarnos con Cristo. Notas: "Considero que [Nuestro Padre Celestial] nos dará el menor de los castigos que justifique nuestra transgresión. Creo que, como parte de Su justicia, ofrecerá todo Su infinito amor, bendiciones, misericordia, amabilidad y comprensión… Y, por otro lado, creo que cuando nos recompense por nuestra buena conducta, nos dará lo máximo que pueda, teniendo presente la ofensa que hayamos cometido” (J. Rueben Clarke, Citado por James E. Faust en su discurso “La Expiación: nuestra mayor esperanza”’ Conferencia General, Octubre 2001) https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2001/10/the-atonement-our-greatest-hope?lang=spa “Jesucristo absorbió todos los aspectos negativos de la existencia humana que ocasionó la Caída. En Getsemaní experimentó, en forma vicaria, todas las angustias personales, todos los sufrimientos físicos, todos los pesares emocionales y las depresiones de la familia humana. El conoce la soledad de aquellos que son rechazados o de los que no son bellos o atractivos. Él sabe lo que sienten aquellos a quienes se les elige últimos al formar equipos. Él conoce el desasosiego de los padres cuyos hijos van por el camino equivocado. Él conoce el infierno interior por el que pasan aquellos a quienes se les maltrata. Él conoce todas estas cosas personal e íntimamente, porque las vivió en la experiencia de Gestsemaní…. Dios no usa una varita mágica para borrar por completo las cosas malas. Los pecados que Él redime, los redime haciéndolos Suyos y sufriéndolos. Los dolores y las penas que Él alivia, las alivia sufriéndolas Él mismo. Estas cosas se pueden compartir y absorber, pero no pueden simplemente eliminarse, sino que se tienen que sufrir. Por lo tanto, estamos endeudados para con Él no sólo por habernos librado espiritualmente del pecado, sino también por habernos sanado física, mental y emocionalmente, porque Él ha padecido estas enfermedades por nosotros. Todo lo que la Caída complicó, el Salvador con Su expiación simplifica. Es todo parte de Su sacrificio infinito—de Su don infinito.” (Robinson, Stephen E. “Creamosle A Cristo”, Deseret Book, 1995) Compre una copia de "Creámosle A Cristo" haciendo clic en este enlace: https://www.amazon.com/Creamosle-Christo-parabola-bicicleta-buenas/dp/0875799809/ref=as_sl_pc_qf_sp_asin_til_nodl?tag=estudioen15-20&linkCode=w00&linkId=c96d4564ddaf9e30eaa755388b895208&creativeASIN=0875799809
Google
Anchor
𝗩𝗲𝗻, 𝗦𝗶́𝗴𝘂𝗲𝗺𝗲: 𝗥𝗲𝗰𝗼𝗻𝗰𝗶𝗹𝗶𝗮𝗼𝘀 𝗖𝗼𝗻 𝗗𝗶𝗼𝘀 (𝟮 𝗖𝗼𝗿𝗶𝗻𝘁𝗶𝗼𝘀 𝟭-𝟳)
EstudioEn15: para la Familia SUD